Mostrar/Ocultar Mostrar/Ocultar
Mostrar/Ocultar Last Pics V2
República Checa un paraíso para cicloturistas - Noticias de Checa Rep.
Checa Rep. Nature News

República Checa un paraíso para cicloturistas

Enviado por Oficinas-Turismo el Miercoles, 04 Noviembre de 2020 a las 01:59:12

Sobre dos ruedas se puede descubrir un destino, ya sea como deportista profesional en La Vuelta, en la que VisitCzechRepublic es uno de los patrocinadores, o como aficionado, ya que pedalada a pedalada también se revela la verdadera naturaleza de un país. La República Checa dispone de miles de kilómetros señalizados para recorrer en bicicleta e interesantes rutas temáticas para el cicloturista. El viajero, a través de estos itinerarios, descubre paisajes sorprendentes, historia, centenares de castillos y pueblos encantadores.

Cicloturismo en la República Checa

El cicloturismo refleja una filosofía de vida, respeto por la naturaleza y deseo de conectar con el entorno sin que nada interfiera. La libertad que brinda moverse en bicicleta, el componente ecológico y lo saludable de esta actividad, ha convertido el turismo sobre dos ruedas en una propuesta activa cada día más demandada por los viajeros que visitan la República Checa.

Gracias a la gran afición al ciclismo en Chequia, el país cuenta con una excelente infraestructura para los amantes de la bicicleta. Miles de kilómetros preparados para esta actividad, buena señalización, empresas de alquiler, e, incluso, hoteles con el sello ‘Cyklisté vítáni’, con servicios especiales para ciclistas. Los viajeros que visitan este destino hallan, por tanto, un auténtico paraíso para practicar cicloturismo. Una ventaja añadida es que existen opciones para todos, desde las deportivas, con un alto nivel de exigencia física, hasta aquellas más relajadas para quienes no estén habituados al ejercicio (también está la opción de la bicicleta eléctrica).

Rutas cicloturistas en la República Checa

Si estáis siguiendo La Vuelta a España, un evento deportivo que patrocina, entre otros, VisitCzechRepublic, quizás creáis que las rutas en bicicleta son sólo para profesionales, pero no es así. Hemos seleccionado en la República Checa cinco propuestas repartidas por distintos puntos del país y con diferentes niveles de esfuerzo, para que nadie se quede sin gozar de esta saludable actividad.

Pedaleando por la historia del Telón de Acero

Los aficionados a la bicicleta y a la historia podrán unir ambas pasiones recorriendo el EuroVelo 13, el itinerario histórico del Telón de Acero que establecía las fronteras entre la Europa del Este y del Oeste. En este camino se pueden observar torres de vigilancia, bunkers construidos en la 2ª Guerra Mundial y museos como el del Telón de Acero (Valtice), donde se narra la historia de la guardia fronteriza y el papel que jugaba entre 1951 y 1989, un periodo con un estricto control de las zonas interestatales. Está situado en un edificio de la antigua aduana que, además, es el único del país dedicado a esta temática.

Las Sendas del vino en Moravia del Sur

Aunque, a priori, puede parecer que no es muy natural combinar bicicleta y vino, representa un maridaje perfecto. Os invitamos a comprobarlo en el Sur de Moravia, una región donde existen más de 1.200 kilómetros de caminos entre viñedos. No se trata de hacerlos todos, sino de elegir, según vuestros gustos y preparación física, alguna de las 18 rutas en las que se dividen. Cada una de ellas brinda al cicloturista una serie de monumentos, bodegas, alojamientos y restaurantes donde realizar paradas técnicas.

Entre los itinerarios más atractivos se encuentra el que comienza en la ciudad vitivinícola de Mikulov. La senda transita durante 85 kilómetros entre hermosos paisajes naturales como los de Pálava, declarado Reserva de la Biosfera en 1986, y el entorno cultural de Lednice-Valtice, que también forma parte del patrimonio protegido por la Unesco. Aunque puede parecer mucha distancia, esta ruta no exige un gran esfuerzo físico ya que transcurre por vías asfaltadas, con escaso tráfico y pocos desniveles.

Vía Verde del Moldava por el Sur de Bohemia

Esta popular ruta ciclista descubre los seductores paisajes que acompañan al río Moldava (Vltava) desde su nacimiento en las montañas de Šumava hasta su desembocadura en el río Elba (Labe), en la ciudad de Mělník, al norte de Praga. A pesar de ser un trayecto de 277 kilómetros es accesible y está perfectamente señalizado, con la ventaja de que apenas se viaja por tramos de carretera, y el firme está mayoritariamente asfaltado y con poca gravilla.

Además, entre pedalada y pedalada, aparece todo un rosario de atractivos que impulsan a bajar de la bicicleta, respirar profundamente, y disfrutar de los bosques, de pueblos encantadores, y de las siluetas neogóticas de los castillos que salpican el paisaje.

Entre estos hitos hay algunos que merecen especialmente una parada, como Český Krumlov, cuyo casco histórico está reconocido como Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, el embalse de Lipno, tan grande que se conoce como “el mar checo”, y el bonito castillo de Rožmberk nad Vltavou.


En el camino también sale al encuentro el monasterio de Zlatá Koruna con un increíble claustro, y České Budějovice, capital del Sur de Bohemia y cuna de la cerveza Budweiser Budwar. Y dos castillos más, el romántico Hluboká nad Vltavou, y el de Zvíkov, ubicado muy cerca del embalse Orlík, donde los amantes del buceo pueden descubrir una población sumergida. Otra imagen insólita con el agua como protagonista es la Cascada de Moldava (Vltavská kaskáda), que no es realmente una cascada sino un sistema de nueve presas, con sus respectivos embalses, ubicado en el curso superior y medio del Moldava. Se construyó entre los años 30 y 60 del siglo XX para producir energía eléctrica y proteger la región de posibles inundaciones.

En el último tramo, tras cruzar Praga por la orilla derecha del río, se siguen admirando castillos como el de Nelahozeves y el de Veltrusy antes de llegar a Mělník. En esta última ciudad, el Moldava vuelca su caudal en el río Elba, que seguirá su curso hasta el norte del país.

Ruta cicloturista del río Ohře

La región de Karlovy, al oeste de la República Checa, brinda el itinerario turístico más hedonista, ya que transcurre por ciudades balneario y por templos de la cerveza. Con estos placenteros incentivos, sus 227 kilómetros de recorrido se hacen incluso cortos. Aún así, no es necesario culminar el camino completo sino que os podéis decantar por alguna de sus cinco etapas.


La ruta está muy bien señalizada, hay tramos con distintos niveles de dificultad y el firme es, casi siempre, de asfalto. Este itinerario cicloturista comienza en la frontera alemana y sigue el curso del río Ohře, un afluente del Elba. En el primer tramo se circula por una vía verde que enlaza con la histórica Cheb, una ciudad con varias visitas de interés, como su fortaleza románica, la bonita iglesia gótica de San Nicolás y once pintorescas casas comerciales con impronta medieval en su plaza. Y a unos 35 kilómetros aparece Loket, con su espectacular castillo medieval y un cinematográfico centro histórico por donde paseó el mismísimo James Bond en 007 Casino Royale.

El pedaleo no termina aquí, ni mucho menos, sino que se aproxima a Karlovy Vary –merece la pena desviarse para visitar esta elegante ciudad balneario nacida entre fuentes termales– y sigue por ciudades como Kadañ, Louny y Žatec, donde se sitúa el Templo del lúpulo y de la cerveza.

Y, como final de ruta, otro de los platos fuertes: Litoměřice. En este lugar el río Ohře se funde con el Elba, y los cicloturistas dejan aparcadas las bicicletas para dejarse tentar por la belleza de esta ciudad real, con palacios, catedral, iglesias y coquetas plazas. Muchos la consideran la ciudad más bonita de Chequia, aunque ese es un título muy reñido en este país.

Vía Verde del Jizera – ER9

Esta vía verde, que sigue el curso del río Jizera durante 164 kilómetros, exige cierta forma física pero los paisajes por los que transcurre bien merecen el esfuerzo. Aunque el Jizera nace en Polonia, podréis comprobar que gran parte de su recorrido, hasta desembocar en el Elba, lo realiza en territorio checo.

Como la idea es disfrutar del deporte pero también de Chequia, os proponemos dividir el itinerario de esta vía verde en tres etapas. La primera atraviesa las montañas de Krkonoše (o de los Gigantes), donde el pico Sněžka os vigilará durante un buen rato desde sus 1.602 metros. A este tramo le sigue otro igual de sorprendente, ya que se introduce en el denominado Paraíso Checo (Český ráj), la reserva natural protegida más antigua de la República Checa, cuyas moles de piedra parecen empinarse para tocar el cielo. No lo dudéis, bajad de la bicicleta y disfrutad de este insólito paisaje pétreo. Y el último tramo avanza en dirección a Mladá Boleslav, una urbe conocida por acoger la industria automovilística de Škoda. Si os gustan los coches, visitad la fábrica y su museo. Pero si sois más de historia, muy cerca se ubica Stará Boleslav- Brandýs nad Labem, la ciudad con el nombre más largo de Chequia. Aunque luego sólo recordéis esta curiosidad, también es interesante saber que aquí probablemente nació Wenceslao, un joven que llegó a ser monarca en el siglo X y que fue asesinado por su hermano cuando tenía 27 años. Fue un rey justo, ilustrado y cristiano, que más tarde sería santificado y convertido en el patrón del país.

La Vía Verde o Greenway del Jizera finaliza al llegar al Elba en la ciudad de Toušeň, donde si os quedan ganas de pedalear se puede seguir otra ruta por la Vía Verde del Elba (EuroVelo7) hasta Hřensko, un pueblecito ubicado en el Parque Nacional de la Suiza Checa, en la frontera con Alemania.

Esta es solo una pequeña muestra de los recorridos ciclistas, podéis buscar más inspiración en la renovada web de Turismo de la República Checa, www.visitczechrepublic.com/es-ES/.

Información facilitada por Turismo República Checa: www.VisitCzechRepublic.com
Compartir:


Enviado por Oficinas-Turismo el Miercoles, 04 Noviembre de 2020 a las 01:59:12 (3110 Lecturas) Puntuación Promedio: 4 y 1 votos


Link para compartir esta Noticia:         


Temas Asociados

Nature News


forum_icon Foros de Viajes
Pais Tema: República Checa: Consejos, qué ver, excursiones, itinerarios
Foro Europa del Este Foro Europa del Este: Foro de viajes de Europa del Este: Rep. Checa, Hungria, Polonia, Rumanía, Eslovaquia... Praga, Budapest, Varsovia, Cracovia, Bratislava, Bucarest.
Ultimos 5 Mensajes de 716
312662 Lecturas
AutorMensaje
ANGEMI
ANGEMI
Moderador de Zona
Moderador de Zona
Ago 09, 2009
Mensajes: 24755

Fecha: Jue Abr 21, 2022 08:32 pm    Título: República Checa: 3 rutas en coche

Publicado nuevo Tip desde Oficinas de Turismo

3 rutas en coche por República Checa



La República Checa es uno de los países europeos que más se presta a ser descubierto a través de una ruta coche por su pequeña dimensión, buena red viaria y variedad de propuestas turísticas en todas sus regiones. Los itinerarios por carretera pueden partir de la capital y adentrarse por lugares donde la vida transcurre tranquila, entre pueblos encantadores, castillos, balnearios, lagos, granjas y grandes bosques. Con estas tres rutas te enamorarás irremediablemente de Moravia, Bohemia del Sur, Karlovy Vary, Pilsen, Liberec...

ANGEMI
ANGEMI
Moderador de Zona
Moderador de Zona
Ago 09, 2009
Mensajes: 24755

Fecha: Dom May 29, 2022 08:10 pm    Título: Sky Bridge 721 - Dolní Morava, República Checa

Sky Bridge 721, así es el nuevo puente colgante más largo del mundo

Esta estructura situada en la estación de alta montaña de Dolní Morava, República Checa, se eleva a 95 metros de altura y tiene 721 metros de longitud y 120 centímetros de ancho.

Seguir leyendo en: www.abc.es/ ...ticia.html


ANGEMI
ANGEMI
Moderador de Zona
Moderador de Zona
Ago 09, 2009
Mensajes: 24755

Fecha: Dom May 29, 2022 08:15 pm    Título: Tranvías en República Checa

Ideas para los aficionados a los tranvías

Todo lo que desearías saber sobre el transporte ferroviario urbano en la República Checa

¿Buscas experiencias singulares? ¡Has encontrado la mejor opción! Te mostraremos las cosas interesantes que puedes probar y experimentar en la República Checa, en relación con el transporte ferroviario urbano. ¡Aquí encontrarás varios objetos únicos, tranvías nostálgicos y rutas con las mejores vistas, en tranvía se puede viajar incluso entre dos ciudades!

Información en la Web de Turismo de República Checa: www.visitczechrepublic.com/ ...-tram-fans

ANGEMI
ANGEMI
Moderador de Zona
Moderador de Zona
Ago 09, 2009
Mensajes: 24755

Fecha: Vie Jun 03, 2022 02:25 pm    Título: República Checa: Consejos, qué ver, excursiones

Chequia y el agua, un amor de verano


La chispa que enciende el verano, con sus días largos y azules, no sólo no se apaga con el agua
sino que este elemento es capaz de avivar la llama y hacernos disfrutar aún más.
Chequia encuentra en el agua uno de sus grandes aliados para ofrecer
emocionantes experiencias a los viajeros durante el estío

Refrescantes, románticas, excitantes, divertidas o relajantes, las experiencias que la República Checa brinda cada verano en torno al agua cuentan con todos los ingredientes necesarios para completar una escapada estival a este país centroeuropeo. Este elemento fundamental recorre todo el territorio transformado en ríos, canales, embalses y lagos e invita a los viajeros a interactuar de maneras divertidas y originales. A través de los cauces de los ríos se descubren regiones bendecidas con viñedos, se vislumbran jardines que enmarcan nobles castillos o se perciben estampas inusuales al reflejar la belleza arquitectónica de seductores pueblos. Pequeños cruceros, bucólicos paseos en balsa, descensos vertiginosos en canoa o privilegiados escenarios desde los que admirar el cielo iluminándose con fuegos artificiales… sólo es necesario decidir cuál es la experiencia que más nos motiva en función de nuestros gustos personales. ¿Una recomendación? Probar todas las opciones, pero eso lo dejamos a tu elección.


Navegar por grandes ríos

Es una experiencia tranquila, agradable y apta para todos los públicos, la amplia red de ríos y embalses de Chequia ofrece a los viajeros mil oportunidades de quedar extasiados ante grandes y pequeñas ciudades. La monumentalidad de Praga desde el río Moldava, con sus puentes, torres y palacios, es capaz de enamorarnos tanto si navegamos en barcos de época como en lanchas o góndolas. Una propuesta muy original durante el verano es realizar la travesía en barco de vapor, desde Praga hasta Slapy (fines de semana hasta el 25 de septiembre). El embalse de Orlík, el de mayor volumen de agua del país, también cuenta con barcos que llevan hasta Zvíkov a partir del 1 de julio, en este punto se puede bajar para admirar su castillo, que fue la sede de los primeros reyes checos. En el embalse, además, se puede pescar y bucear. Es habitual que los aficionados al submarinismo se sumerjan para ver la vieja iglesia de Těchnice, que quedó cubierta por las aguas.


Fuera de la capital también es posible vivir bonitas experiencias acuáticas, como navegar por el río Morava desde Olomouc (de mayo a octubre) mientras se disfruta de una cena romántica o se escuchan las historias de la ciudad. Incluso se podría realizar un itinerario náutico por el Moldava entre České Budějovice y la ciudad alemana de Hamburgo. No se trata de un crucero sino de pequeñas embarcaciones que pasan durante su travesía por la población de Hluboká nad Vltavou, con su romántico palacio, por las presas de Orlík y Slapy, Praga y Mělnik. A partir de esa ciudad, el Moldava desemboca en el Elba y continúa por el norte hasta Alemania.


Recorrer canales históricos

Admirar los atractivos naturales y culturales del país desde los canales, ya sea navegando en los mismos o siguiendo el itinerario por tierra, es una original manera de descubrir perspectivas insólitas de Chequia. Entre las propuestas más atractivas para el verano se encuentra el canal de Bat’a, en Moravia del Este. Este ingenio fue ideado por el prodigioso empresario del calzado Tomáš Baťa, quien, además de transformar la ciudad de Zlín y los procesos industriales, también proyectaba usar este canal para acercar materiales a sus fábricas (no lo llegó a ver terminado). Hoy día, su uso es totalmente turístico y las familias con niños, personas mayores o con movilidad reducida disfrutan enormemente de la navegación entre Kroměříž y Hodonín. El itinerario completo, con sus 13 compuertas y numerosos puentes, sobrepasa los 50 kilómetros. Las opciones para navegar también son variadas, en un barco turístico, pilotando una lancha, etc. Combinar la travesía con ratos de pedaleo por la senda ciclista que transcurre paralela, es otra tentadora propuesta.

La segunda propuesta, el canal náutico de los Schwarzenberg, nos lleva a la sierra de Šumava, en Bohemia del Sur. Este nombre se debe a su promotor, el conde Juan Nepomuceno I de los Schwarzenberg que ordenó su construcción a finales del siglo XVIII. Dicho canal, considerado Monumento Nacional de la República Checa, une los afluentes del río Moldava y el Danubio. De sus 90 kilómetros, 400 metros transcurren dentro de un túnel. Hoy día se ha reconstruido una parte y, aunque no es navegable, junto al canal discurre una senda cicloturista de unos 14 kilómetros que permite gozar del frescor del paisaje, de grandes bosques, puentes y compuertas, mientras se recuerda su misión original como medio de transporte de madera a Viena.


Descender aguas bravas

Pero no todo es sosiego en Chequia, además de las tranquilas experiencias en barcos turísticos o recorriendo canales históricos también es posible interactuar directamente con el agua. A los checos les encanta el piragüismo e incluso realizan recorridos de varios días por sus cauces más extremos. Eso sí, para practicar este deporte es imprescindible conocer el grado del descenso y saber un poco sobre el propio río. En Chequia se emplea el sistema alpino, que distingue dos categorías de ríos: los tranquilos (ZW) y los salvajes (VW), que se dividen en otros seis tipos.

El río más demandado para el piragüismo es el Moldava (Vltava), como parte del mismo atraviesa el Parque Nacional de Šumava hay que pedir permiso para descender el río. No es necesario llevar ningún material porque todo se puede alquilar (Ingetour y Rafting Krumlov) en empresas profesionales. Los más entregados a este deporte se pueden plantear una escapada temática de rafting como el descenso del Sázava, un afluente del Moldava que tiene emocionantes rápidos. A lo largo del río existe una gran cantidad de campings y de empresas de alquiler de material así que la aventura puede empezar y terminar donde el viajero decida.


Emocionarse en cauces tranquilos, embalses y entre desfiladeros

En casi cualquier rincón de la República Checa se encuentran actividades cerca del agua que son ideales para realizar en verano. Algunas invitan a retroceder varios siglos atrás, como el romántico paseo en balsa de madera por un meandro del Moldava a su paso por Český Krumlov. Al ritmo que va marcando el balsero, o incluso del grupo musical que acompañe en la embarcación, se descubre el perfil de esta ciudad de Bohemia del Sur que parece salida de un cuento de hadas. Al mismo tiempo, permite hacerse una idea de cómo se transportaba antaño la madera u otros productos como la sal, en zonas como esta.


Para probar la experiencia de capitanear un barco sólo hay que recorrer los 30 kilómetros que separan Český Krumlov del embalse de Lipno. En el mayor embalse de Chequia (44 kilómetros de largo y 10 de ancho) es posible convertirse en “lobo de mar” durante los meses de julio y octubre. También, practicar otras actividades en el agua, como paddle surf o pedalinas acuáticas, o fuera de la misma, ya que existen preciosas rutas ciclistas, pistas de patinajes, miradores de infarto y relajantes spas. En Lipno.info encontrarás todas las opciones.

Si se quiere añadir un grado más de emoción, hay que dirigirse al Parque Nacional de la Suiza de Bohemia donde la naturaleza se muestra desbordante en cada uno de sus rincones. Allí es posible navegar por el río Kamenice, entre desfiladeros tapizados con grandes helechos, rocas cubiertas de musgo y casitas asomadas a lugares inverosímiles. El paseo brinda tantas postales románticas que es imposible dejar de hacer fotografías.

Para dar por concluido el viaje estival a la República Checa no hay nada mejor que un buen espectáculo de fuegos artificiales, ya que también se celebra junto al agua, en el embalse de Brno. La 25 edición del Festival Ignis Brunensis iluminará la capital de Moravia del Sur entre el 11 de junio y el 23 de julio.



Información facilitada por Turismo República Checa: www.visitczechrepublic.com
ANGEMI
ANGEMI
Moderador de Zona
Moderador de Zona
Ago 09, 2009
Mensajes: 24755

Fecha: Mar Jul 05, 2022 10:46 am    Título: República Checa: Praga, Český Krumlov y Telč

Experiencias para celebrar los 30 años de Praga,
Český Krumlov y Telč en la Lista de la Unesco

Hace treinta años, tres ciudades de belleza monumental de la República Checa eran declaradas
Patrimonio de la Humanidad por la Unesco. Hoy día, Praga, Český Krumlov y Telč siguen brindando
alegrías y regalando decenas de experiencias divertidas que podéis disfrutar este verano

Los aniversarios están para celebrarlos y en la República Checa nos lo tomamos muy en serio, así que os proponemos festejar a lo grande las tres décadas que cumplen las ciudades de Praga, Český Krumlov y Telč como Patrimonio de la Humanidad en la Lista de la Unesco. La mejor manera de comprobar la belleza de las tres homenajeadas y todas las posibilidades que brinda al viajero es recorriendo sus cascos antiguos, sintiendo el peso de la historia, probando las recetas locales, dejándose llevar por el ritmo pausado del estío... Chequia os espera este verano con decenas de propuestas, las más tentadoras las compartimos a continuación.


Český Krumlov, romanticismo puro

La ciudad de Český Krumlov no lleva únicamente treinta años enamorando a cuantos la visitan sino que su casco histórico amoldado a la curva fluvial más atractiva de Bohemia del Sur forma parte del corazón de los viajeros desde hace muchos siglos. Recorredla con calma y experimentad la sensación de viajar en el tiempo, este no es un lugar para llevar listas de visitas apuntadas pero sí para gozar de al menos estas cinco vivencias que os sugerimos.


1. Disfrutar de la perspectiva desde el río

Las casas apiñadas en torno al río y la magnificencia del palacio son aún más palpables cuando se navega en una balsa por el meandro que rodea a Český Krumlov. El mejor momento para hacerlo es al atardecer cuando la ciudad comienza a iluminarse y los cielos se tiñen de románticas tonalidades.

2. Vestir de época para viajar al pasado

El ambiente de Český Krumlov invita a soñar con tiempos pretéritos, a usar vestuario de otras épocas y a posar como ya hicieron los vecinos de la ciudad a inicios del siglo XX. Es más, incluso es posible hacerlo en el mismo lugar, con idénticos decorados, en una de las salas del Museum Photo Studio Seidel. Las risas están aseguradas y los recuerdos también.

3. Visitar una mina de grafito

Una excelente manera de conocer los procesos y labores que se realizan en el interior de una mina es visitándola de una forma interactiva. En Český Krumlov encontraréis una mina de grafito con un extenso laberinto de galerías que es ideal para una actividad en familia. A los más pequeños les encantará subir al tren minero vestidos de una forma especial y con una lámpara en la mano.

4. Admirar obras de Egon Schiele

Una de esas visitas esenciales para amantes del arte es al Egon Schiele Art Centrum, una galería de renombre mundial dedicada a este pintor y artista gráfico que pasó largas estancias en este lugar. Curiosamente, se encuentra ubicada en el edificio renacentista de la antigua fábrica de cerveza municipal.

5. Degustar un festín medieval

¿Habéis probado alguna vez un menú de la Edad Media? En esta ciudad tenéis la oportunidad de degustar recetas propias del Medievo, con productos y técnicas propias de siglos pasados. Uno de los restaurantes idóneos para ello es la taberna U dwau Maryí, situada junto a la ribera del río y con preciosas vistas al palacio.


Telč, una belleza renacentista

Pequeña y sorprendente, la población de Telč es la segunda parada en este viaje por los treinta años de la declaración de la Unesco. Con sus poco más de cinco mil habitantes, este rincón del suroeste de Moravia no deja de cosechar expresiones de asombro cuando el viajero recorre por primera vez su bien conservado casco antiguo y comienza a descubrir que cada detalle es digno de admiración. Pero como nos gusta la acción, os invitamos a vivir algunas experiencias en una ciudad que representa la mejor muestra de Renacimiento italiano desde el norte europeo.


1. Recorrer su plaza renacentista

Decidir cuál es la fachada más bonita de la plaza renacentista de Telč es misión imposible porque todas tienen detalles que impiden la comparación. Rodead la plaza, visitad sus cafés y tiendecitas y seguid por los alrededores desde la torre de la iglesia del Espíritu Santo.

2. Telč desde una tabla de paddle surf

Sobre una tabla de paddle surf, Telč cobra otra dimensión al reflejarse en las aguas de alguno de sus dos estanques. La naturaleza circundante cobra protagonismo en esta actividad, al igual que en el bellísimo parque del palacio. Dos propuestas ideales para el verano.

3. Visitar el palacio renacentista

En el interior del palacio de Telč todo rezuma elegancia, podréis intuir lo que es la vida noble al admirar su Sala Dorada con su maravilloso artesonado. Tampoco hay que perderse la capilla de Todos los Santos y el extenso parque que rodea a la construcción.

4. Degustar una cerveza artesana

No es original pero sí necesario, en verano apetece más que nunca una cerveza bien fría en la microcervecería Pansky pivovar. Allí mismo se pueden degustar recetas locales, tanto tradicionales como con un toque creativo.

5. Recorrer las galerías subterráneas

La belleza exterior de Telč suele opacar a la antigua ciudad medieval que permanece a unos metros bajo el suelo. Animaos a recorrer la exposición interactiva situada a lo largo de 250 metros de pasillos subterráneos. Si viajáis con niños, les encantará.


Praga, la capital más bella y divertida

Praga, la monumental capital de la República Checa, llega a su tercera década como ciudad protegida por la Unesco con la sabiduría de una vieja dama que está a vueltas de todo pero con la ilusión de seguir demostrando que este honor sigue siendo más que merecido. Si es vuestra primera vez en la ciudad debéis incluir visitas básicas como el Castillo de Praga, la Plaza de la Ciudad Vieja o el Puente de Carlos, pero no dejéis de sumar otras experiencias con toque veraniego tan divertidas como las siguientes:


1. Ver el atardecer desde el Moldava

Los cruceros fluviales por el Moldava al ocaso son una propuesta perfecta para descubrir la magia de la capital desde el agua pero si añadís un poco de aventura y surcáis el río en un kayak, se convierte en una experiencia inolvidable. ¿Imagináis la sensación de ver la luz dorada de Praga iluminando el Puente de Carlos o la silueta de las torres y cúpulas que miran al cauce? Y para terminar, una cerveza en la plataforma bar flotante –donde también alquilan kayaks y tablas de paddle surf– o una sesión de hidromasaje y sauna al aire libre.

2. Descubrir la obra de Alfons Mucha

Conocer la vida y la obra de Alfons Mucha (Moravia, 1860-Praga, 1939), el gran artista checo del Art Nouveau, en su tierra natal es un privilegio que no se debe dejar escapar. En Praga existen cuatro itinerarios temáticos que llevan a descubrir aquellos lugares que influyeron en su trayectoria vital y donde se puede admirar parte de su obra. Paradas obligadas son el Museo Mucha –en el Palacio barroco Kaunický–, la Catedral de San Vito con sus bonitas vidrieras y la Casa Municipal. Más información de la ruta en Turismo de Praga.

3. Pasear por el parque Průhonický park

Este espacio verde es uno de los más bonitos e interesantes de la capital, ya que alberga un arboreto con más de 1.600 especies de árboles nacionales e internacionales. Debéis fijaros, sobre todo, en la belleza de los rododendros. Pasear por sus senderos, ver el discurrir el agua, incluso con pequeñas cascadas, y el reflejo del palacio de Průhonice es un planazo para esos días en los que apetece tener un día tranquilo sin salir de Praga.

4. Palacios con vistas sorprendentes

Cualquier momento del día es perfecto para asomarse a alguna de las terrazas que regalan preciosas vistas sobre los tejados de la capital checa. Por nombrar sólo tres, te sugerimos conocer la del palacio de los Lobkowicz, en el Castillo de Praga, la del palacio Lucerna y la terraza del Museo Nacional de Agricultura de Praga.

5. Gozar de la alegría del verano

Animados mercadillos callejeros, música en las calles, el agradable ambiente de la ribera del Moldava. ¿Se puede pedir más para disfrutar de las largas tardes de verano en Praga? Sí, un paseo por el malecón haciendo paradas en algunos de los seis antiguos almacenes circulares, convertidos en privilegiadas ventanas al cauce fluvial, donde se sitúan galerías de arte, cafeterías, tiendas, alquiler de bicicletas...

Así, entre recorridos monumentales y emocionantes experiencias habrás celebrado los
treinta años de la declaración de Patrimonio de la Humanidad de estas tres ciudades y también
disfrutado del que puede ser el mejor verano de tu vida.

Información facilitada por Turismo República Checa: www.visitczechrepublic.com
CREAR COMENTARIO EN EL FORO
Respuesta Rápida en el Foro

Registrate AQUÍ
Mostrar/Ocultar Enlaces Relacionados
Mostrar/Ocultar Votos del Artículo
Puntuación Promedio: 4
votos: 1


Por favor tómate un segundo y vota por este artículo:

Excelente
Muy Bueno
Bueno
Regular
Malo

Mostrar/Ocultar Opciones
All the content and photo-galleries in this Portal are property of LosViajeros.com or our Users. LosViajeros.net, and LosViajeros.com is the same Portal.
Aviso Legal - Publicidad - Nosotros en Redes Sociales: Pag. de Facebook Twitter - Política de Privacidad