Mostrar/Ocultar Mostrar/Ocultar
Mostrar/Ocultar Last Pics V2
Navidad en República Checa: Tradiciones y Costumbres - Noticias de Checa Rep.
Checa Rep. Eventos

Navidad en República Checa: Tradiciones y Costumbres

Enviado por Oficinas-Turismo el Martes, 08 Diciembre de 2020 a las 13:00:47

Se acercan las navidades más íntimas de los últimos años, con celebraciones en la calidez del hogar y rodeados de tradiciones que alegran los encuentros familiares. Os invitamos a conocer todo el proceso festivo y las historias más rocambolescas de la República Checa.

Vive la Navidad como un checo


El periodo navideño está a punto de comenzar, ya nos lo recuerdan los calendarios de Adviento, el alumbrado de las calles, el turrón de las tiendas, y las películas de las plataformas televisivas. Que la Navidad cada año empieza antes es un hecho del que podemos quejarnos o bien aceptarlo y disfrutar.

En Chequia lo tenemos claro, hay que disfrutar. Las tradiciones se despliegan a inicios de diciembre y se recogen discretamente el día 26 del mismo mes. Es un período más corto que en España pero que vivimos con intensidad y ciertas costumbres que podrían considerarse, fuera de nuestro país, poco ortodoxas. Como este año es más complicado viajar a Chequia, os invitamos a conocer y practicar algunas de ellas: comer carpa en Nochebuena y guardar una de sus escamas en la cartera, lanzar un zapato contra la puerta, hacer un barquito con una cáscara de nuez y colocarle una vela encendida, o colgar un abeto boca abajo sobre la mesa navideña. ¡¿Quién podría considerar estas tradiciones poco convencionales?!




Preparados, listos... llega el Adviento

El primer fin de semana de diciembre los hogares checos comienzan a engalanarse para las fiestas navideñas. Se recuperan los adornos del desván o se compran otros nuevos, y la esencia de la Navidad se cuela en las estancias a través de las luces, la música y los motivos navideños. Es también el momento de encender la primera vela de la corona de Adviento, en los domingos siguientes se irán prendiendo las siguientes hasta terminar el 24 de diciembre.

Ese espíritu festivo que entra por la vista, se extiende también al paladar y al olfato, ya que las casas se impregnan de aroma a vainilla y canela. Las primeras tandas de galletas crujientes o de pastas salen del horno, y al remover el ponche caliente (punč) o el vino dulce (svařák), suben efluvios que te trasladan a muchos momentos felices. Preparar estas bebidas es muy sencillo, para el ponche sólo se necesita agua caliente, ron y azúcar, y para el vino, una mezcla de vino tinto, canela, clavo y corteza de limón.




Con el mismo entusiasmo que los mayores reciben las galletas y el vino, los más pequeños acogen la figura de San Nicolás, un símbolo de bondad y generosidad que reparte, acompañado de ángeles y demonios, saquitos con sorpresas la mañana del 6 de diciembre. Ni Papá Noel ni los Reyes Magos, en la República Checa el ser mágico es San Nicolás. Este santo es el que decide si deja, junto a sus camas, un regalo o una bolsa de carbón.

Antaño las jovencitas, además de recibir con alegría los regalos de San Nicolás, también se encomendaban a Santa Bárbara. El día 4 de diciembre, onomástica de la virgen, aquellas chicas casaderas cortaban ramitas de cerezo (baborka) y las colocaban en un jarrón. Si florecían antes de Nochebuena, ese año se desposarían. Y si no ocurría... eran pocas las probabilidades.


De los mercadillos navideños a los árboles con erizos

Este año los mercadillos navideños faltarán a su habitual cita en la República Checa. En un ejercicio de responsabilidad ante la actual situación sanitaria las autoridades lo han desaconsejado. No sólo los checos los echarán de menos, también los miles de visitantes que cada temporada acuden al país. En 2019 llegaron más de 700.000 turistas, deseosos de compartir alegría, villancicos y ponche caliente. En las próximas fiestas no habrá ese aroma a canela, a clavo y vainilla que envuelve los mercadillos, pero, al menos, se verá un abeto de Navidad de 19 metros en la Plaza de la Ciudad Vieja de Praga como símbolo de estas fechas.


Se cree que la tradición de colocar un árbol en las casas fue importada a Chequia por Johann Carl Liebich, director del Teatro de los Estamentos de Praga, en el siglo XIX. Este alemán organizó una gran fiesta navideña, en el palacio de Šilboch, para su entorno aristocrático y colocó un abeto con multitud de adornos y regalos para sus invitados. Y, poco a poco, se fue convirtiendo en uno de los símbolos navideños, no sólo en Praga sino en todo el país.

Los adornos del árbol también han ido evolucionando con el tiempo, inicialmente fueron papeles brillantes y dulces o frutas exóticas –con las que se marcaba el estatus de cada hogar–, después se añadieron velas encendidas, y ahora lo que prima son las figuras artesanas de madera, paja o vidrio. Lógicamente, cada región checa aporta su tradición particular, así en la zona de Bohemia, siempre han sido muy populares los adornos realizados con vidrio.


Nochebuena y Navidad con sabor checo

Como en casi todos los países del mundo, en la República Checa la gastronomía forma parte de los actos festivos. El 24 de diciembre, uno de los días grandes, los checos preparan el estómago para el festín que se avecina por la noche. Ayunan casi todo el día o tratan, al menos, de que sean platos ligeros y sin carne, ya que es día de Cuaresma. Una receta vegetariana muy popular es el Kuba, que se prepara con granos de cebada y setas.




La cena de Nochebuena, tras este semi ayuno, es acogida con alegría, y, por supuesto, tiene como protagonista a la carpa. Es habitual comprarla viva unos días antes y dejarla en la bañera hasta el momento de cocinarla, con el consiguiente riesgo de que los niños se encariñen con ella... Se suele preparar frita y acompañada de una ensalada de patatas. A la carpa no se le deben quitar las espinas, tiene unas 300, para que el tiempo compartido en la mesa sea mayor. Una vieja costumbre es colocar una escama debajo de cada plato para atraer la buena suerte durante el año, y otra en la cartera para que no falte el dinero.

Otro elemento que no puede faltar en Navidad es la trenza navideña, un postre cargado de simbolismo. Al elaborarla, su masa se divide en nueve partes iguales que se colocan en tres filas que luego se trenzarán. Las cuatro partes de abajo representan los cuatro elementos, las tres del centro son el sentimiento, la razón y la voluntad; y las dos de arriba, el conocimiento y el amor, la parte más elevada del ser humano. La trenza lleva pasas en su interior y se decora con almendras, una auténtica delicia.

Tras la cena, las familias checas acuden a escuchar la ‘Misa checa de Navidad’, la misa más popular del compositor Jan Jakub Ryba. Este maestro, organista y director del coro de la iglesia de Rožmitál pod Třemšínem dejó centenares de melodía sacras y de misas.


Villancicos y juegos para Nochebuena

Dejando a un lado el ambiente solemne de las iglesias, hay que mencionar que a los checos les gusta cantar villancicos, sin zambomba y con mucha solemnidad, como habréis comprobado en los mercadillos navideños de las pasadas ediciones. Y también son amigos de los juegos. Uno de los tradicionales en estas fiestas, que podéis hacer para reíros un poco, consiste en que las jóvenes solteras se coloquen de espaldas a la puerta y lancen un zapato hacia atrás. Si la punta al caer mira hacia la puerta, se casará en menos de un año, pero si apunta hacia ella, no conocerá al amor de su vida.

Para el siguiente juego necesitáis una cáscara de nuez donde hay que colocar una pequeña vela. Se prende y se deja flotando hasta que se apague, el artífice del barquito que tarde más en apagarse será el que tenga una vida más prolongada.


Con San Esteban se acaba la fiesta

Como comentamos inicialmente, el 26 de diciembre, día de San Esteban, se terminan oficialmente las celebraciones navideñas y se dicen misas en honor al santo. Antes era habitual que en los pueblos los niños fuesen ese día de puerta en puerta cantando villancicos, pero ahora se hace menos. Lo que sí se mantiene es la tradición de comer un plato que lleve oca en dicha jornada festiva.

Tras este repaso a tantas costumbres y tradiciones, habréis podido comprobar que el espíritu navideño en la República Checa se mantiene vivo y dispuesto a divertirse un año más.


Información facilitada por Turismo de República Checa: www.VisitCzechRepublic.com
Compartir:


Enviado por Oficinas-Turismo el Martes, 08 Diciembre de 2020 a las 13:00:47 (2072 Lecturas) Puntuación Promedio: 5 y 1 votos


Link para compartir esta Noticia:         


Temas Asociados

Eventos


forum_icon Foros de Viajes
Pais Tema: República Checa: Consejos, qué ver, excursiones, itinerarios
Foro Europa del Este Foro Europa del Este: Foro de viajes de Europa del Este: Rep. Checa, Hungria, Polonia, Rumanía, Eslovaquia... Praga, Budapest, Varsovia, Cracovia, Bratislava, Bucarest.
Ultimos 5 Mensajes de 711
306926 Lecturas
AutorMensaje
maiteb
Maiteb
Indiana Jones
Indiana Jones
Abr 28, 2009
Mensajes: 2530

Fecha: Lun Ago 23, 2021 04:47 pm    Título: Re: República Checa: Consejos, qué ver, excursiones

Hola

Para mi de lo que conozco merecen la pena Castillo de Hluboká nad Vltavou, České Budějovice, Trebic y Telc.

El problema es que si dependes del transporte público quedan un poco lejos para ir y volver en el día.
Kiedis
Kiedis
Travel Addict
Travel Addict
May 09, 2017
Mensajes: 56

Fecha: Mar Ago 24, 2021 11:27 am    Título: Re: República Checa: Consejos, qué ver, excursiones

Sobre gustos es muy complicado escribir. Pero un poco por encima: Pilsen y Karlovy Vary son muyyy similares a Praga en cuanto a arquitectura y demás. A Karlovy Vary va mucha gente por los baños y tal, pero si es por ver las ciudades como tal, yo estas dos no las incluiría entre las más interesantes de ver yendo desde Praga. El castillo de Karlštejn es el más famoso para los turistas por su relativa cercanía de Praga, pero este país está lleno de castillos. Se podría decir que el plan típico de fin de semana checo es irte de excursión a ver un castillo. Si estás considerando recorrer...  Leer más ...
dinodini
Dinodini
Indiana Jones
Indiana Jones
May 03, 2007
Mensajes: 1443

Fecha: Mie Ago 25, 2021 03:51 am    Título: Re: República Checa: Consejos, qué ver, excursiones

De las tres solo me decepcionó Budapest. Viena no está al nivel de Praga pero Budapest bajaba ya más escalones. Para mí fue decepcionante. Esperaba encontrar algo parecido a Praga y está a años luz.

Quitando el parlamento, lo demás no me dijo nada. Lo de los balnearios, si no te vas a bañar, como era nuestro caso, no aporta nada al viaje, porque por fuera no llaman la atención.
dinodini
Dinodini
Indiana Jones
Indiana Jones
May 03, 2007
Mensajes: 1443

Fecha: Mie Oct 13, 2021 06:05 pm    Título: Re: República Checa: Consejos, qué ver, excursiones

¿Entonces que 2 o 3 sitios me recomendáis de visitar desde Praga si ya he visto Karlovy vary y cesky krumlov? Evidentemente esos sitios no tendrán el nivel de los otros dos, pero no dejarán de ser ciudades o pueblos muy bonitos de visitar.

Por ahora tengo planteado Piksen, Kutna Hora y el castillo de Karlstejn
ANGEMI
ANGEMI
Moderador de Zona
Moderador de Zona
Ago 09, 2009
Mensajes: 22587

Fecha: Mar Feb 01, 2022 05:44 pm    Título: Celebrar San Valentín en República Checa

Planes románticos en Chequia
para celebrar San Valentín

Mientras los corazones rojos se apoderan de los escaparates durante el mes de febrero, los amantes de los viajes se centran en investigar nuevos destinos y propuestas con las que sorprender a sus parejas en San Valentín o en cualquier aniversario especial. Como queremos que el regalo sea todo un éxito, ofreceremos algunas pistas para un viaje a la República Checa en el que todos encuentren un lugar a su medida.

Bombones, poemarios, cenas, estancias en hoteles... cada año es más complicado sorprender a nuestros enamorados por San Valentín. Sin embargo, en el caso de las parejas más viajeras hay un regalo que siempre es bien recibido: una escapada a un lugar que ninguno de los dos conozca. Tanto para aquellos que han viajado a Chequia como para los que lo tienen en el radar desde hace tiempo, tenemos una serie de propuestas para quedar de lujo. Románticos, sibaritas, deportistas, urbanitas, amantes de la exclusividad o el relax... contarán con lugares tan especiales en el país que quizás se conviertan en una meca anual donde sellar el amor cada 14 de febrero.


Para románticos empedernidos

Parece que el romanticismo no está de moda pero os aseguramos que son miles los viajeros que llegan a la República Checa cada año deseando conocer sus magníficos castillos y palacios. Lo ideal es realizar una ruta en la que ir hilvanando sus castillos en entornos urbanos, como el Castillo de Praga, con otros situados en entornos rurales, en la cima de una colina o sobre moles rocosas. Cada uno de ellos alberga historias sorprendentes llenas de belleza y misterio. Allí os esperan el de Český Krumlov, con un impresionante teatro barroco, el palacio neogótico de Hluboká nad Vltavou, el castillo de Karlštejn, construido por Carlos IV y que alberga los tesoros reales; y el palacio de Bečov nad Teplou, con el relicario de Santo Mauro. Pero existen cientos más...



Para amantes de la belleza

Aunque los jardines en febrero no se encuentran en su máximo esplendor, falta poco más de un mes para que los jardines checos se llenen de color y la primavera toque con su varita mágica cada espacio verde del país. Para disfrutar de esas imágenes sublimes llenas de belleza sólo hay que saber mirar alrededor y recorrer lugares como los Jardines de Vysehrad, que brindan unas preciosas vistas, o los de Vrtba con su diseño barroco. Ambos están en la capital checa pero también se puede salir para conocer el diseño de los jardines del palacio de Litomyšl, Kroměříž o Lednice-Valtice, estos dos últimos inscritos en la lista de Patrimonio de la Humanidad de la Unesco. Incluso es una opción comprar una botella de vino e ir a brindar al mirador de Máj, donde el río Moldava se retuerce formando una perfecta herradura.



Para parejas estresadas

El día a día en pareja no es un camino de rosas, así que ¿por qué no organizar una escapada romántica al Triángulo balneario checo que, además, ha sido declarado Patrimonio de la Humanidad en 2021? La región de Karlovy Vary reúne tres ciudades balneario donde se palpa su trayectoria histórica en torno al termalismo y que están rodeadas de una naturaleza abrumadora. Karlovy Vary, Mariánské Lázně y Františkovy Lázně brindan una completa oferta hotelera, de balnearios y de spas donde recuperar la salud y, de paso, el romanticismo.



Para los más “culturetas”

Aquellos que aman la vida cultural, caminar por galerías de arte, visitar exposiciones, asistir a obras de teatro o a espectáculos están de enhorabuena en la República Checa porque encontrarán planes a cada paso. La oferta cultural en Praga es casi infinita con lugares donde vivir noches mágicas, como el Teatro de los Estamentos y el Teatro Nacional, una de las construcciones neorrenacentistas más bellas del país. Si se prefiere la literatura al arte, en la capital se pueden realizar rutas literarias tan interesantes como la de Kafka que lleva por los lugares que el escritor frecuentaba o donde transcurre parte de su obra.



Para los más activos

¿Quién ha dicho que el romanticismo es únicamente caminar de la mano por la playa? Compartir un subidón de adrenalina mientras se practica escalada, se superan vías ferratas, se desafían rápidos a bordo de una canoa o se surcan los cielos en globo aerostático son experiencias inolvidables. Esa sensación de afrontar miedos y desafíos juntos puede unir más que cualquier cena a la luz de las velas. Os animamos a conocer la vía ferrata de Bechyně, que discurre paralela al río Lužnice, al sur de Bohemia; a recorrer la amplia red de senderos de sierra de Rychlebské hory; y a practicar rafting en el Moldava a la altura del Parque Nacional de Šumava.


Para los más originales

Para celebrar San Valentín, para una luna de miel o incluso para una escapada original os sugerimos conocer el corazón de acero del país. En la República Checa encontraréis numerosas propuestas con toque industrial que a algunos les parecerá la antítesis de un plan de enamorados pero que son ideales para quienes buscan lugares de vanguardia. ¿Qué opinaríais de recorrer las tripas de una fábrica o entrar en una mina de hierro o de carbón? La ciudad de Ostrava propone actividades tan originales como subir en ascensor hasta arriba del horno nº1 y a la terraza del Bolt Tower, asistir a conciertos en el antiguo depósito de combustible, pasear por unos jardines sobre un tejado, o entrar en un pozo dentro de una antigua jaula de mineros. Y si se pospone el viaje para el verano, también es posible disfrutar del famoso Festival Colours of Ostrava, al que este año acudirá el cantante asturiano Rodrigo Cuevas.



Para los más sibaritas

¿Sabríais decirnos algún plato tradicional checo? Tanto si se recordáis alguno (la cerveza no cuenta) como si no, una escapada gastronómica es ideal para compartir los placeres de la mesa en pareja. En Chequia se encuentran decenas de restaurantes donde sirven cocina basada en antiguas recetas pero también restaurantes con estrella Michelin que justifican un viaje. Eso sí, si elegís Field o La Degustación Bohême Bourgeoise , ambos en la capital checa y con una estrella Michelin, es recomendable reservar con antelación. En el primero se reinterpretan platos y sabores, y en el segundo, se parte de la tradición y la cocina de mercado para proponer una carta innovadora.


Para amantes del lujo

A veces basta rodearse de detalles bonitos para sentirse feliz, y no nos referimos al lujo ostentoso, que también lo podrías encontrar en Chequia, sino al acto de deleitarse con la historia que emana de hoteles centenarios, de cafés donde parece que el tiempo se ha detenido o tiendas en las que cada una de sus piezas narra un relato. Ese placer de pasar la mano por el terciopelo de la silla donde te sientas o el sonido de una copa de Bohemia cuando brindas es el verdadero lujo. En la República Checa no te faltarán momentos para gozar de esa exclusividad en hoteles como el Barceló Brno Palace o el Art Déco Imperial Hotel, o en cafés como Louvre, Imperial o Savoy. Los enamorados del shopping y el diseño conocerán nuevos talentos y podrán llevarse bonitas piezas en tiendas como Qubus Design Studio, Material Design Store, Papelote o Delive Design Store.


Para amantes del vino

Puede sorprender que recomendemos para una escapada romántica una ruta de bodegas si estás en el país de la cerveza, pero con esta propuesta seguro que conseguimos que los dos miembros de la pareja descubran al mismo tiempo estos vinos tan particulares. Entre las muchas rutas entre viñedos que se pueden realizar en Moravia del Sur, hay una que es sorprendente y extensa. Se trata de la Ruta de Znojmo, tiene 165 kilómetros y se puede hacer en bicicleta. ¿Paradas obligadas? La Bodega de Šatov y las ruinas del monasterio gótico de Dolní Kounice. Pero también existen muchas otras opciones entre las que elegir.


Estas propuestas son buenas excusas para celebrar el amor en Chequia.

Información facilitada por Turismo República Checa: www.visitczechrepublic.com
CREAR COMENTARIO EN EL FORO
Respuesta Rápida en el Foro

Registrate AQUÍ
Mostrar/Ocultar Enlaces Relacionados
Mostrar/Ocultar Votos del Artículo
Puntuación Promedio: 5
votos: 1


Por favor tómate un segundo y vota por este artículo:

Excelente
Muy Bueno
Bueno
Regular
Malo

Mostrar/Ocultar Opciones
All the content and photo-galleries in this Portal are property of LosViajeros.com or our Users. LosViajeros.net, and LosViajeros.com is the same Portal.
Aviso Legal - Publicidad - Nosotros en Redes Sociales: Pag. de Facebook Twitter - Política de Privacidad