EL PARQUE NACIONAL DE AIGÜESTORTES – LLEIDA


Miercoles, 14 Marzo de 2012 a las 22:39:41

Enviado por Shiva1995

El único Parque Nacional del territorio catalán es el de Aigüestortes y Lago de Sant Maurici. Con sus más de 14.000 hectáreas, se halla en la parte central de los Pirineos, junto a la Comunidad Autónoma de Aragón. En el parque se aúnan la belleza característica del paisaje de alta montaña y un rico patrimonio cultural.

Tanto en invierno como en verano, el Parque Nacional es una visita imprescindible si se quiere disfrutar de la naturaleza en un entorno idílico y altamente protegido. Numerosas son las rutas que permiten recorrer el parque, si bien es conveniente siempre ser prudentes al tratarse de una zona de alta montaña, y sobre todo en los meses fríos es importante informarse antes de las condiciones meteorológicas.

El Parque se divide en dos áreas: Aigüestortes y lago Sant Maurici. Como se trata de un área especialmente protegida está prohibida la circulación de vehículos particulares, pero se puede acceder fácilmente a ambos lugares a través de taxis 4x4 que salen desde Boí y desde Espot, respectivamente. Es una alternativa si no se dispone de tiempo suficiente para hacer la ruta a pie, simplemente no apetece o bien cuando la nieve dificulta el acceso, ya que en unos veinte minutos se llega a destino y desde allí parten otras excursiones aptas para todos los públicos, desde las más sencillas hasta las que requieren de una gran preparación física.

El agua es la gran protagonista del Parque. Cuenta con más de 80 lagos y un sinfín de ríos y cascadas, además de los meandros característicos de la alta montaña, origen del nombre Aigüestortes (aguas torcidas).


Dos vistas de la zona de Aigüestortes
El lago Sant Maurici cubierto de nieve

Las montañas obviamente también son las protagonistas indiscutibles del Parque, ya que la mayoría sobrepasa los 1000 metros y algunos picos superan los 3000. Lógicamente, es destino indiscutible para quien guste del montañismo.


Montaña Bony del Graller, 2.647 m y Els Encantats, de 2.736 y 2.749 m

En la entrada del Parque Nacional por la parte de Aigüestortes se encuentra el Valle de Boí, que aparte de su belleza natural cuenta con un importante patrimonio cultural que consta de ocho iglesias y una ermita románicas declaradas Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en el año 2000. Se trata de las iglesias enclavadas en los municipios de Cóll, Cardet, Barruera, Boí, Durro (iglesia y ermita), Taüll (que cuenta con dos) y Erill la Vall. Este último municipio cuenta con el Centro del Románico del Valle de Boí.

Construidas entre los siglos XI y XIII en estilo románico lombardo, se hallan perfectamente integradas en el entorno natural que las rodea y se caracterizan por su precioso exterior de piedra y por sus altos campanarios adosados a las iglesias.

Las pinturas murales de las iglesias son sin duda uno de sus elementos más llamativos. A causa del gran interés que despertaron a principios del siglo XX se generó un gran comercio que derivó en la adquisición de muchos frescos, con lo cual una buena parte de ellos se encuentran actualmente en EE.UU., ya sea en museos o en manos de coleccionistas privados. De esta forma, hacia los años 20 del pasado siglo se decidió trasladar todo este patrimonio a un lugar más seguro y dejar en su lugar copias de los frescos en los lugares que ocupaban originariamente. Actualmente los originales se hallan repartidos entre el MNAC de Barcelona y el Museo de Vic. Sin ningún género de dudas el más famoso es el pantocrátor de la iglesia de Sant Climent de Taüll, de autor desconocido y considerado como el máximo exponente de esta corriente artística en Catalunya.


Copia y original del Pantocrátor de Sant Climent de Taüll

No sólo por sus frescos Sant Climent es la iglesia más conocida del conjunto. Su bella construcción exterior en piedra coronada por su campanario de seis pisos y los tres ábsides de forma circular visibles desde la parte posterior, así como su sencillo y a la vez precioso interior de tres naves, hacen de este lugar parada obligada de cualquier visitante de la zona. En el mismo Taüll se encuentra la iglesia de Santa Maria, consagrada también en el año 1123, que se compone igualmente de tres naves y tres ábsides, si bien el campanario se encuentra en el centro de la nave.


Iglesias de Sant Climent y Santa Maria de Taüll

En definitiva, el paisaje natural del parque nacional así como la ruta cultural por el patrimonio románico invitan a realizar una escapada en cualquier época del año: en invierno se puede disfrutar también de la nieve ya sea por la belleza añadida que le confiere al entorno o bien esquiando (la estación de Boí-Taüll Resort tiene la cota más alta del Pirineo) y en verano por la infinidad de excursiones y rutas a pie que pueden realizarse con la compañía de un clima agradable sin excesos de calor.

Más información:

Parque Nacional Aigüestortes

Centro Románico del Valle de Boí

Un lugar encantador donde dormir: Hostal Rural Santa Maria
Un buen sitio para comer: Restaurante El Caliu

Content received from: LosViajeros, https://losviajeros.net