MOROS Y CRISTIANOS EN BOCAIRENT


Jueves, 29 Julio de 2010 a las 01:18:51

Enviado por fabianandres

MOROS Y CRISTIANOS EN BOCAIRENT. ESTRUENDO,MUSICA Y POLVORA EN UNA PEQUEÑA LOCALIDAD DEL SUR DE VALENCIA

En primavera y verano Valencia, Alicante,Murcia,Castilla-La Mancha se encienden en vigorosas batallas de alardes, de música,de alegría,de pólvora,de vida cuando las comparsas de moros y cristianos chocan en incruenta guerra para dirimir la supremacía de la luna o la cruz. La Vila, Calatrava,Abanilla,Banyeres, Ontinyent, Almansa y la más famosa, Alcoy, se llenan de gente ansiosa de contemplar las entradas,las batallas,los boatos. Pero también pueblos pequeños disfrutan de semejante privilegio,pueblos como Bocairent. Les invito a que sigan leyendo y que en sus agendas marquen en rojo las fechas que van del dos a cinco de febrero porque se pueden convertir en días inolvidables para los viajeros.

Bocairent se sitúa sobre un cerro rodeado por varios barrancos que le confieren una imagen espectacular y se sitúa a unos veinte kilómetros aproximadamente de Villena. Desde Valencia, se accede a esta localidad de Bocairent a través de la A7 para enlazar con la CV40 y finalizar en la CV81. Se llega a Ontinyent y hay que seguir las indicaciones hacia Villena.

Gente recia,dura y conservadora de sus tradiciones y su bonhomía,hospitalarios y acogedores,orgullosos de su pueblo y de su legado los bocairentins despiertan del sueño invernal cuando bajo la advocación de San Blas se celebran sus fiestas de moros y cristianos . Es en esos días cuando españoletos y moros viejos,moros marineros y suavos, estudiantes y marroquíes se lanzan a la batalla.

El día dos de febrero y sobre las cuatro y media de la tarde se produce la “entrà” o desfile de las “filaes”.Primero desfilan los cristianos con sus alegres marchas.Resuena “Jessica”,resuena”Creu daurà”,resuena”Caballeros de Navarra” mientras los españoletos marchan jovialmente por las callejuelas del casco antiguo del pueblo y trenzan sus movimientos repetidos,aprendidos y pasados de generación a generación con el orgullo lógico de formar parte de la historia(pequeña si se quiere)de tu hogar.Tras ellos estudiantes, granaderos y contrabandistas. Los bocairentins salen a los balcones para ver si su filá desfila bien o no,para burlarse de los fallos de las filaes contrarias y lanzarles dardos el resto del año en punzante discordia y para ver el boato de la capitanía al cual y durante varios años se han dedicado en cuerpo y alma los componentes de la filá capitana que se va alternando en un orden establecido ya hace muchos años.

Pero cae la tarde y es la hora de la media luna. Marchan lentamente las filaes moras a los cadenciosos acordes de “Als Berebers”,de “President”,de la emocionante”Caravana”,de los ritmos nostálgicos de “Sisco”, de “Ximo”. Los timbales llevan el ritmo mientras los metales, los clarinetes y trombones elaboran en cada calle, en cada esquina , una armonía que puede llegar a ser adictiva. Contemplas a la gente agolpada en las escalinatas de las empinadas callejuelas siguiendo el ritmo de la marcha y balanceándose de izquierda a derecha en un movimiento casi imperceptible. Poco hay tan hermoso como una buena banda, una buena marcha mora y un pueblo pequeño que siente su fiesta en el fondo del alma.Los colores azul y plata, dorado y blanco se entremezclan en les filaes con fantasías a veces exageradas en las escuadras especiales.

Ya es noche cerrada y acaba en la plaza mayor la “entrà” pero los bocairentins no descansan; tras recuperar el aliento se van al local, a la cábila,a la sede de la filà y se cena abundantemente, se bebe herbero y café licor. Se relacionan con los lugareños que por desgracia han debido emigrar a Valencia, a Alicante, a Barcelona y que han regresado como todos los años a la tierra y a la fiesta y también con los forasteros que han tenido la suerte de acceder a los locales.La fiesta dura hasta la madrugada pero se acaba y lentamente se vuelve a la casa, a la cama y al descanso porque mañana día tres será el día del santo patrón.

El día del patrón San Blas empieza pronto con la diana a las ocho y media de la mañana mientras que ya a las once y media es la misa mayor; misa a la que acuden los festeros con las más hermosas galas de la filà. Es misa de gran colorido y devoción.Tras la comida y a las seis y media de la tarde, convergen en la plaza todas las filaes para dirigirse a la iglesia desde la que se inicia la gran procesión del Santo. En cada esquina resonará el “vítol al patró Sant Blai” (vivas al patrón)en honor del santo y la filà afortunada llevará la reliquia del mismo.Tras el canto del himno al patrón y el gran castillo de fuegos se acaba la fiesta porque mañana va a ser un día duro. El día de la batalla.

Este día cuatro y a las ocho de la mañana, marchan las filaes hacia las diferentes iglesias y ermitas para seguir la santa misa siendo a las once y media de la mañana la hora de inicio de la brutal batalla por todas las calles del pueblo. Resonarán los trabucos, las espingardas y los arcabuces en violenta descarga. La cruz cristiana se verá batida por las hordas musulmanas que conquistarán el castillo al final de la mañana. Nadie descansará tranquilo en el pueblo porque a las cinco de la tarde, las huestes cristianas no conformes con el resultado matinal volverán a la batalla hasta que la bandera de la media luna se arríe en el castillo de la plaza volviendo a ondear el pendón cruzado.

Siendo la batalla el eje central de la fiesta, es muy querido por los bocairentins el acto que se realiza el día cinco.Ese día y tras misa en acción de gracias en la ermita, se procede al “despojo del moro”. Simplemente es un acto en el cual el capitán moro se convierte al cristianismo. Es muy emotivo y como digo, querido por la gente del pueblo.

Esto es todo pero para acabar, indicar que no sólo de fiestas podéis vivir estos días en Bocairent;el museo parroquial bien vale una visita con la reliquia del patrón y su estandarte “fusilado” en otros tiempos(se ve el agujero de la bala).Las calles del casco antiguo bien merecen mucho el cansancio que se puede acumular en las piernas de los visitantes y “les covetes dels moros” o covachuelas de los moros valen igualmente la pena en una visita divertida para los más pequeños.

Sirva esta noticia como emocionado homenaje a D. Vicente Francés Vañó y a D. Fabián Juan Poquet que me hicieron amar esta fiesta de moros y cristianos de Bocairent.

Content received from: LosViajeros, https://losviajeros.net