OBJETIVO POLO SUR. 100 AÑOS DEL FATAL VIAJE DE FALCON SCOOT


Sabado, 19 Junio de 2010 a las 10:10:06

Enviado por brucelee2000

El pasado martes 14 se cumplieron los primeros 100 años de la partida de la expedición británica que al mando del capitán Robert Falcon Scott intentaba llegar al Polo Sur. Un viaje tristemente marcado por el fracaso, ya que el noruego Ronald Amundsen plantó la bandera de su país en el centro del Polo sur antes que Scott y los suyos llegasen, y por el trágico final de la expedición británica que acabó con la muerte de los cuatro componentes derrotados por el cansancio, la falta de viveres y unas terribles condiciones climáticas que hicieron de este viaje una auténtica odisea polar.

Este era el segundo viaje de Scott hacia el Polo Sur, despues que entre 1901 y 1904 capitanease otra expedición a bordo del “Discovery” con el fin de conquistar la Antártida. Así pues, en 1910 partiría con el “Terra Nova” del puerto de Cardiff en pos del Polo Sur, aunque su hazaña acabaría trágicamente con la muerte de los valientes aventureros. Al parecer, el capitán Scott quería llegar al Polo Sur "para gloria del Imperio Británico", y eso fue exactamente lo que animó a Amundsen a organizar su propia expedición con el objetivo de dar esta gloria a Noruega. Scott desconocía la intención del noruego hasta octubre de 1910, cuando el "Terra Nova" llegó a Melburne y recibió un telegrama que le informaba de que la aventura científica en la que se había embarcado iba a convertirse, en realidad, en una impetuosa lucha por la conquista del punto más austral del planeta. Así que el británico, para recuperar terreno, decidió hacer la ruta por el lado oeste de la barrera de hielo de Ross. Esta ruta no era la utilizada habitualmente en las anteriores incursiones, pero creyó que era la única posible para superar la avanzadilla noruega. El capricho de la climatología quiso que se encontrasen con cambios del tiempo muy bruscos y con temperaturas por debajo de los 20 grados respecto a lo habitual en esa época del año.

Fotografía de los preparativos de la expedición y mapa de la zona

La expedición también falló en dos puntos claves. Una la elección del transporte, ya que los trineos motorizados y los caballos siberianos sucumbieron frente al frío, y es que tal vez los habituales perros tirando de los trineos hubiesen sido una mejor decisión. La segunda de estas malas elecciones fue la imposibilidad de organizar el transporte de víveres para el retorno al campo base. Tanto es así que Scott y sus hombres tuvieron que cargar durante el viaje de vuelta del Polo con unos 20 kilos adicionales de muestras y fósiles, ya que su expedición era básicamente científica. Como parte de la investigación, también llevaron el recuento de las diferentes temperaturas de una región con un clima muy desconocido y severo.

Así pues, casi sin fuerzas y derrotados tras encontrar la bandera noruega que testificaba el éxito de Amundsen y los suyos, emprendieron el retorno, en el que el oficial Edward Evans fallecería debido a una gangrena en una de sus manos. Luego, tras esperar varios días refugiados en una tienda de campaña a que pasara una tormenta, el capitán Laurence Oates, salió a la intemperie para sucumbir congelado y dejando de ser un lastre así para sus compañeros, aunque finalmente ellos también sucumbieron a unos pocos kilómetros de un campamento en el que les aguardaban víveres.

*** Imagen borrada de Tinypic ***
El grupo de exploradores con Scoot, de pie en el centro

Scott escribió en la última página de su diario:

"Si hubiéramos sobrevivido, yo habría tenido una historia para hablar de la dureza, la resistencia y el coraje de mis compañeros que habría conmovido a cualquier inglés. Estas simples notas y nuestros cuerpos muertos deben contar la historia", escribió en un diario que el 29 de noviembre concluyó con el mensaje "por el amor de Dios, cuidad de nuestros familiares".


Aunque el viaje no acabó en éxito y que Scott acabase muriendo junto a sus cuatro compañeros, el capitán Robert Falcon Scoot acabaría alcanzando el grado de héroe nacional. Tal es así, que se puede encontrar una estatua de homenaje entre Buckingham Palace y Trafalgar Square, en la que aparece el famoso aventurero con su típico traje polar y con un esquí en una de sus manos.

Scott no conquistaría el Polo Sur, pero si el corazón del Imperio Británico.

*** Imagen borrada de Tinypic ***
Estatua de R. F. Scoot en Londres


Autor: David F. B.

Content received from: LosViajeros, https://losviajeros.net