Historia de la Real Abadía de Fontevraud


Sabado, 30 Marzo de 2019 a las 02:41:01

Enviado por Oficinas-Turismo

Fundada en 1101 entre las provincias de Anjou, Poitou, y Turena, la real abadía de Fontevraud es hoy en día el conjunto monástico mejor conservado de la edad media. De los cuatro monasterios de origen, quedan todavía tres: Santa María, Santa María Magdalena y el priorato de San Lázaro. Solo San Juan del Vestido ha desaparecido después de la Revolución francesa. La abadía debe su resplandor a la dinastía de los Plantagenêt, especialmente a su vínculo con Leonor de Aquitania. El sepulcro de Leonor de Aquitania, reina de Francia y de Inglaterra se puede visitar en la nave de la iglesia abacial junto a los de Enrique II y Ricardo Corazón de León.

FONTEVRAUD, UNA CIUDAD IDEAL

DE ABADIA APRECIADA POR LOS REYES A UNA DE LAS CARCELES MAS TEMIDAS

La organización de la abadía es mixta (mujeres y hombres) encabezada por una abadesa. Apreciada por los reyes, acoge durante siete siglos numerosas mujeres de la nobleza o de sangre real. La Revolución francesa pone fin a su destino religioso expulsando a los monjes y monjas. En 1804, Napoleón 1° reforma Fontevraud para instalar dentro de sus muros una de las cárceles más terribles de Francia, cárcel que permanece abierta hasta el año 1963.


FONTEVRAUD HOY EN DIA :

Junto con el Valle del Loira, la abadía fue reconocida Patrimonio mundial de la humanidad por la Unesco en el año 2000. El conjunto continúa respetando
el objetivo diseñado por su fundador Robert d’Arbrissel: ABSIDE ROMANICO fomentar una ciudad ideal. Sus 14 hectáreas acogen DE LA IGLESIA cada día tanto visitantes como artistas en residencia y congresistas. Con su programación cultural pluridisciplinar, sus innovaciones tecnológicas, su restaurante gastronómico dirigido por Thibaut Ruggeri, Chef Bocuse de Oro, 1 estrella Michelin, y su hotel de diseño ganador de varios premios internacionales, la abadía nos invita a descubrir su patrimonio excepcional para crear nuestra propia experiencia Fontevraud, tanto de día como de noche.


LOS ORÍGENES LA ÉPOCA MONACAL

Edificada en 1101 por Robert d’Arbrissel, un predicador viajero, defensor de los pobres y reformador exigente, la abadía ha sido pensada desde el principio tal como una “fundación singular”. Destaca de otros ordenes religiosos por haber sido dirigida siempre por abadesas (36 en total). Su vocación, acoger en un solo conjunto a hombres y mujeres de todas condiciones sociales, hace de Fontevraud un lugar único.

Desde el principio del siglo 12, Fontevraud es una institución monástica independiente ligada directamente al Rey de Francia y al Papa. Robert d’Arbrissel diseña un orden mixto distribuido en cuatro monasterios diferentes: El “Grand-Moutier” o Santa María que alberga a las hermanas Contemplativas, Santa María Magdalena que alberga a las hermanas “obreras”, San Juan del Vestido a los monjes y el priorato San Lázaro a la monjas que cuidan de los leprosos.

La doctrina de Robert d’Arbrissel y la edificación de la abadía encuentran un éxito grande y el orden se extiende rápidamente en un territorio enorme desde el norte de Inglaterra hacia el norte de España (sobre todo en Asturias, Cantabria y País Vasco).


LA NECRÓPOLIS REAL

Directamente vinculada a la familia real de los Plantagenêt y a la historia europea, Fontevraud ha sido el escenario de una parte de la historia. Entre otros, Leonor de Aquitania ha pensado aquí el acercamiento entre las cortes de Francia y de Inglaterra. Leonor acabó su vida en la abadía, donde tenía sus apartamentos. Su marido, Enrique II de Inglaterra y su hijo Ricardo Corazón de León hicieron de Fontevraud la necrópolis de su dinastía.
A partir del siglo 16, la real abadía de Fontevraud sufre un gran cambio: ahora, sus abadesas provienen de la familia real de los Borbones. Gracias al apoyo del Rey, esas princesas hacen de Fontevraud no solo un centro espiritual, sino también un centro intelectual de primer plano dotado de un internado femenino de gran fama que acoge hijas de sangre real, entre ellas, las hijas del Rey Luis XV.

LA CÁRCEL

Después de la Revolución Francesa, el orden “fontevrista” se derrumba. La comunidad religiosa abandona la abadía en 1792. En 1804, Napoleón 1° la reforma para instalar a una prisión estatal.
A su apertura, la cárcel acoge hombres, mujeres, incluso niños. Rápidamente, llegan los problemas debido a la superpoblación penitenciaria. Al inicio del siglo 20, Fontevraud era considerada una de las prisiones más terribles del país. Genera también una intensa actividad económica: fábrica de botones, de guantes, de sillas, de redes o de mantas para el ejército. Los prisioneros tejen también telas. La prisión cierra oficialmente en 1963, no obstante, los últimos detenidos se marchan hasta 1985.


UN DESTINO TURÍSTICO CONTEMPORÁNEO

Fontevraud se metamorfosea en una enorme obra de restauración y un destino turístico.
Hoy en día, de los cuatro monasterios de orígen quedan tres (uno de ellos ha sido desmantelado y vendido piedra por piedra después de la Revolución francesa). Le Grand Moutier, espacio de visita, centro cultural y de congresos, María Magdalena, cerrado al público por obras, el priorato San Lázaro en el cual están ubicados Fontevraud L’Hôtel y Fontevraud Le Restaurant.
Inscrita en 1840 en la primera lista de los Monumentos Históricos por el gobierno francés, la real abadía de Fontevraud pertenece también a la lista de la UNESCO con el Valle del Loira.


Información facilitada por Turismo de

Content received from: LosViajeros, https://losviajeros.net